Los amantes de las mascotas disfrutan pasear a estas adorables criaturas en su auto, ya que forman parte importante de sus vidas. Sin embargo, en algunas ocasiones no toman en cuenta que su mascota podría sufrir alguna lesión si sucede un accidente de tráfico.

¿Tus mascotas están protegidas por tu seguro de automóvil?
Si bien, algunas aseguradoras de autos pueden ofrecer una cobertura para mascotas, no siempre es un hecho: ciertas compañías incluyen automáticamente la cobertura para tu mascota si se lesiona en un accidente automovilístico, pero la mayoría no. Generalmente, el seguro de auto cubre solo perros o gatos y los gastos médicos veterinarios hasta el límite que marque la póliza.

La mejor opción para tu mascota es comprar una póliza de seguro especial para ellos por separado que cubra los gastos del veterinario.

Dependiendo de las circunstancias del accidente, las lesiones de tu mascota podrían cubrirse de formas diferentes. No obstante, no importa quién sea el culpable, debes asegurarte de conservar siempre tus recibos de gastos.

  1. Si tu tienes la culpa
    Si sufres una colisión y tienes la culpa, tu cobertura de choques cubriría los gastos veterinarios de tu mascota sólo si esto se indica explícitamente en su póliza. Si tu póliza no extiende la cobertura a las mascotas y a menudo tu perro viaja en tu automóvil, considera agregarlo. Si ya tienes cobertura de colisión y completa, la cobertura para mascotas suele ser bastante barata o incluso sin prima adicional.
  2. Si no tienes la culpa
    Las compañías de seguros ven a las mascotas como una propiedad. Si alguien más causa un accidente automovilístico y tu mascota se lesiona, la cobertura de daños a la propiedad de la otra parte (considerada parte de la cobertura de responsabilidad) cubriría los gastos médicos de tu perro o gato. Debería presentar un reclamo ante la compañía de seguros de la otra parte para que le paguen o le reembolsen los daños.

    Consejos para conducir con seguridad cuando viajas con tu mascota
    Los accidentes ocurren incluso si se considera un conductor seguro. Ya sea que su mascota esté lo suficientemente cubierta en caso de accidente o no, puede tomar medidas para disminuir las lesiones y mantener a tu perro o gato lo más seguro posible cuando viaja contigo.
  • Tener una póliza de seguro para mascotas separada sería una decisión acertada para tu tranquilidad, ya que garantizará la cobertura, sin importar quién tenga la culpa, de los gastos veterinarios hasta el límite especificado.
  • Asegúrate de que tu perro o gato no obstaculice tu capacidad física o mental para conducir el automóvil. Si tu perro no está asegurado y pasea sobre ti, debajo del asiento del automóvil o por todo el vehículo, esto hace que apartes la vista del camino, se convierte en un gran peligro para la seguridad de todos los involucrados, incluidos el resto de conductores en la carretera.
  • La forma más segura de conducir con tu mascota es usar un cinturón de seguridad o un arnés de seguridad diseñado específicamente para viajes en automóvil. Si tu mascota no tolera estas opciones, considera enjaular a tu perro o gato y asegurarlo en la parte trasera del vehículo.
  • A tu cachorro probablemente le encanta andar asomando la cabeza por la ventana, pero si sufres una colisión, incluso un pequeño accidente, es probable que el animal sufra una lesión grave o fatal. Es mucho más seguro para un perro sentarse o acostarse en el asiento con un arnés.

Recuerda que Sigo Seguros quiere que te sientas tranquilo al adquirir con nosotros la mejor cobertura al mejor precio para ti y tus seres queridos. Contáctenos ahora para obtener gratuitamente una cotización.