Los perros son animales muy especiales y muchos de nosotros tenemos uno en casa. Uno de los comportamientos más inusuales de los perros es perseguir autos. Tal vez te hayan hecho pasar un mal momento si pasaste cerca de algún perro suelto en la vía pública mientras ibas en tu auto, ya que algunos pareciera que tienen un fanatismo por perseguir vehículos y ladrar, muchas veces hasta poniéndose en el camino.

Pero, si alcanzaran un automóvil, ¿qué haría realmente un perro? Descubramos a continuación por qué a los perros les encanta perseguir autos y las formas de detener este comportamiento, que puede llegar a ser peligroso.

¿Por qué los perros corren detrás de los autos?
La razón principal por la que los perros persiguen a los autos es el instinto. Como todos los animales, los perros son impulsados por el instinto, y uno de los instintos más poderosos de un perro es perseguir a la presa. Los perros a menudo perciben los automóviles como presas que pueden cazar y capturar. Cuando ven un auto ruidoso que avanza rápidamente, su instinto es correr detrás y atrapar a esta monstruosidad de cuatro ruedas. No importa si un perro nunca lo alcanza, ya que el instinto natural de perseguir a su presa domina todo lo demás.

Sin embargo, los perros no limitan su persecución a autos, camiones, SUV y autobuses. También corren detrás de otros vehículos con ruedas, como bicicletas, motocicletas y scooters. Algunos perros también persiguen a personas en patinetas, patines y sillas de ruedas.

Además, otro elemento del comportamiento de persecución de coches de los perros es el hábito. Una vez que un perro experimenta la emoción de correr detrás de un automóvil, simplemente no puede dejar de hacerlo. No pueden romper el hábito.

La “manía” de perseguir cosas varía dentro de la especie, y según expertos esto se debe a que ciertas razas tienen un instinto de pastoreo más predominante, por lo que buscan condicionar el movimiento de los objetos a determinados lugares, algo que supo aprovechar el hombre con los perros moviendo ganado y manteniéndolo unido.

¿Qué se hace frente a este comportamiento?
Cuando están en persecución, los ruidos fuertes, como bocinas, sonidos de escape de las motocicletas e incluso los gritos de las personas, pueden exacerbar la ira del perro en vez de asustarlo. Buena parte de la responsabilidad para que esto no ocurra recae en los dueños del perro.

Los mismos no deben dejar que el animal haga de este comportamiento un hábito, por eso es importante tratar de calmarlo y demostrarle que el auto no le hará nada, pero sin confrontar al perro con insultos, golpes o gritos para que el "regaño" no se convierta en una mala experiencia.

Hay personas que adiestran animales específicamente para que dejen de perseguir vehículos, pero es un proceso que puede llevar mucho tiempo si los perros se acostumbran a ese tipo de comportamiento.

Un perro corriendo detrás de un auto es peligroso
Si bien es divertido ver a un perro correr detrás de un automóvil, este es un comportamiento peligroso. Si tu perro continúa persiguiendo un auto y sale corriendo a la calle, podría ser atropellado.

Además, podrías ser una gran distracción para el conductor al ir manejando y tener un accidente y necesitar el respaldo que da un seguro de auto ante los gastos que puedan presentarse.

Como resultado, tu mascota podría resultar gravemente herida o morir. Además, es mejor frenar este comportamiento, especialmente cuando va acompañado de agresividad. Si un perro agresivo alcanza a alguien en bicicleta o patines, podría atacar.

A los perros les encanta perseguir autos debido a su instinto natural de perseguir y atrapar presas. Si bien este instinto siempre estará ahí, se puede entrenar a un perro para que detenga el comportamiento peligroso de perseguir autos.

Si tuviste un accidente debido a que un perro iba persiguiendo tu carro, comunícate con Sigo Seguros para ayudarte con esta desafortunada situación.