Durante el día tenemos una serie de cosas que hacer entre estas ir al supermercado, trabajo, escuela, recoger a los niños en la escuela, después llevarlos a sus actividades deportivas, en fin un sinnúmero de diligencias en las cuales usamos el auto para transportarnos. Esto significa un gasto de gasolina a diario e implica una salida de dinero sustancial de tu bolsillo.

Ahorrar gasolina se ha convertido en una de las prioridades en la economía familiar, por eso te damos algunas recomendaciones por parte de la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés) para que logres este objetivo y no sea una preocupación llenar tu tanque de gasolina.

Bomba de gasolina

  • Fíjate en el manual de tu auto cuál es el nivel de octanaje de combustible indicado para tu auto. En la mayoría de los automóviles se recomienda cargar gasolina de octanaje común. Por lo general, usar un tipo de gasolina de un octanaje más alto que recomienda el fabricante no ofrece ningún beneficio y cuesta más caro. Hay algunos automóviles que sí necesitan combustible premium, así que antes de llenar el tanque, lea el manual de su auto.
  • Busca y compara precios. Las aplicaciones de los teléfonos y los sitios web especializados pueden ayudarte a localizar cuáles son las estaciones de gasolina cercanas a tu domicilio que ofrecen los precios de gasolina más baratos. Además, muchas estaciones de gasolina anuncian precios especiales algún día de la semana.
  • Compra el combustible con tu tarjeta. Considera pagar con una tarjeta de crédito que te ofrezca una devolución de dinero por tus compras de gasolina. Algunas tarjetas ofrecen rebajas de entre el dos y el cinco por ciento, pero es recomendable que leas la letra chica.

En la carretera

  • Empieza a circular inmediatamente después de encender el motor. No se necesita mucho tiempo para calentar los motores modernos. En verdad, el motor entra en calor más rápidamente cuando el auto está circulando y se mantendrá a temperatura después de que lo apagues.
  • No corras. El rendimiento de la gasolina disminuye rápidamente cuando se circula a más de 60 millas por hora. Se calcula que por cada 5 millas por hora que se sobrepase la velocidad de 60 mph se pagan 24 centavos más por galón de gasolina.
  • Evita mantener el motor encendido si no está circulando. Esto consume combustible, te hace gastar dinero y contamina el aire. Si contemplas una espera, apaga el motor.
  • Cuando corresponda, usa el control de velocidad de tu auto. El uso de este, mejora el rendimiento del combustible de su automóvil cuando se circula en autoruta.
  • Minimiza la necesidad de frenar anticipadamente a las condiciones del tránsito. Mantente atento a las reducciones de velocidad y a los semáforos rojos. Cuando circules por caminos conocidos, prevé los giros y curvas. Por lo general, cuando se levanta el pie del acelerador se elimina la necesidad de frenar.
  • Evita las aceleraciones y frenadas bruscas. Evitando este tipo de maniobras puedes aumentar el rendimiento del combustible por milla recorrida y prolongar la vida útil de sus frenos.
  • Usa el aire acondicionado únicamente cuando sea absolutamente necesario. El aire acondicionado reduce drásticamente el rendimiento del combustible. La mayoría de los sistemas de aire acondicionado pueden regularse en el modo "económico" que permite la circulación de aire a temperatura ambiente.
  • Coordina tus mandados y diligencias. Hacer varios viajes cortos arrancando con el motor en frío puede consumir hasta el doble de combustible que un solo viaje que cubra la misma distancia con el motor ya tibio.
  • Viajar al trabajo o escuela. Escalona tus horas de trabajo para evitar las horas pico. Considera trabajar desde casa si tu empleador lo permite. Considera la posibilidad de utilizar el transporte público si está disponible y es conveniente para ti.
  • Aprovecha los programas para compartir auto. Puede recortar tu gasto de combustible y uso de auto si se turna con otros para manejar. En algunas áreas urbanas se permite a los autos con varios pasajeros utilizar los carriles especiales para transporte de pasajeros (HOV por sus siglas en inglés). Estos carriles normalmente están menos congestionados, lo cual mejora el ahorro de combustible.
  • Retira el exceso de peso de la cajuela o baúl. Un peso extra de 100 libras en el baúl de su auto puede reducir el rendimiento normal de combustible de un vehículo entre el uno y dos por ciento.
  • Evita colocar bultos sobre el techo de tu auto. Un portaequipaje de techo o de otro tipo genera una resistencia al viento y puede disminuir el rendimiento de la gasolina en un cinco por ciento.

En el taller

  • Mantén el motor afinado. Si afinas el motor de acuerdo a lo indicado en el manual de tu auto, puedes aumentar el rendimiento de combustible en un promedio del cuatro por ciento.
  • Mantén las llantas infladas y alineadas correctamente. De este modo puede aumentar el rendimiento de gasolina hasta el tres por ciento, mejorar las condiciones de manejo y prolongar la vida útil de sus neumáticos.
  • Cambia el aceite de tu auto. Según lo que informa el Departamento de Energía y la Agencia de Protección Ambiental puedes mejorar el rendimiento del combustible en términos de "millas por galón de gasolina" utilizando el grado de aceite de motor recomendado por el fabricante de tu auto.

Compra de aditivos y/o dispositivos para ahorrar gasolina

  • Sé escéptico sobre las ventajas de los aparatos o productos que prometen mejorar el rendimiento de gasolina de tu auto. La Agencia de Protección Ambiental ha probado dispositivos y productos que supuestamente generan ahorros de combustible – entre los que se incluyen "mezclas aditivas para mejorar el rendimiento" y dispositivos magnéticos para el conducto de combustible – y descubrió que son muy pocos los que brindan algún tipo de ahorro en el consumo de combustible.

Esperamos que sean de utilidad estas recomendaciones, ponlas en práctica y ahorra dinero en gasolina. En Sigo Seguros nos importa tu seguridad, pero también te ayudamos a que cuides tu dinero.