No importa si la compraste nueva o usada: cuando inviertes tu dinero en una camioneta lo mínimo que esperas es que su desempeño rinda miles y miles de millas a recorrer, para disfrutar al máximo las salidas y viajes con tu pareja, tu familia o para hacer más eficientes tus jornadas de trabajo.

Aunque mucho depende de la calidad de los componentes internos del auto, principalmente del motor, la transmisión y el resto de las piezas que hacen que funcione cada que lo enciendes, lograr que tu troca tenga una larga vida útil no es cosa de magia; también requiere que cada cierto tiempo la lleves al machine shop para que vuelva a verse y sentirse como nueva.

Algunas labores de mantenimiento son tan sencillas que puedes hacerlas en tu propia casa, y seguro querrás hacerlo, pues ¿Quién mejor que tú para cuidar lo que tanto valoras? (Además de ahorrarte varios dólares en el proceso).

En Sigo Seguros conocemos la importancia de proteger tu auto y tu dinero, por eso, te decimos cómo darle mantenimiento a tu troca para que funcione como nueva sin importar cuánto tiempo tiene contigo:

  1. Los cambios de aceite son una inversión, NUNCA un gasto: Para que un motor extienda al máximo su vida útil es importante cumplir con los cambios de aceite recomendados por el fabricante o basándote en el kilometraje recorrido. Recuerda que un aceite viejo pierde sus propiedades y deja de proteger al motor del desgaste. ¡Cámbialo cada vez que sea necesario! Respecto al resto de los fluidos, el sistema de frenos, de la dirección hidráulica y de la transmisión automática, así como el anti freeze, también deben revisarse con frecuencia, para asegurarte de mantener sus niveles en buen estado.
  2. Visita al mecánico al menos una vez al año: Más vale prevenir que lamentar… ¿Habías escuchado ese refrán? Pues aplica para todo, incluyendo el mantenimiento de tu camioneta. Así como a las personas se les recomienda visitar al médico para revisar su estado de salud, llevar tu auto por lo menos una vez al año con el mecánico puede ayudarte a detectar pequeñas averías o fallas que, en caso de no ser atendidas a tiempo pueden causarte enormes gastos y peores dolores de cabeza. Vale la pena buscar otro medio de transporte durante unos días, para disfrutar de todo un año de trayectos tranquilos y seguros.
  3. Revisa que las llantas se mantengan en buen estado: El balance, la alineación y la presión de aire de las llantas son importantes por varias razones. La primera y más obvia de todas, es que unas llantas en condiciones óptimas van a ser útiles durante más tiempo. También se trata de una de las principales medidas de seguridad a conservar en tu camioneta, pues se trata de un auto grande y alto, mucho más propenso que el resto de los carros a perder el control cuando se conduce en alta velocidad. Unas llantas capaces de responder al pedido del freno y de llevar a cabo las maniobras que comandas desde el volante son fundamentales para la estabilidad de la troca.
  4. Verifica que las luces, lámparas y todo el sistema eléctrico funcione bien: Especialmente si tomas carretera con frecuencia, debes cuidar que todas las luces y sistemas relacionados con la iluminación funcionen adecuadamente dentro del pick up. Si notas algo extraño, no dudes en pedir la opinión de un mecánico, ya que una luz que brilla más o menos de lo normal es signo de alteraciones en el sistema eléctrico del carro.
  5. Cambia el filtro del aire cada vez que sea necesario: La contaminación altera el funcionamiento de los organismos; aplica para los seres vivos y también para las máquinas, como tu camioneta. ¡Dale un respiro! Cámbiale el filtro de aire cada 30 mil millas recorridas.