Para muchos adolescentes aprender a manejar un auto es un paso más a su independencia sin tomar en cuenta que en ocasiones esto es una responsabilidad para ellos y sus padres o tutores; al momento de estar detrás del volante como primerizo. Los chicos deben recordar siempre que hay riesgo en todo momento de tener un accidente de tráfico u otro percance mientras conduce.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) indican que los choques vehiculares son la principal causa de muerte entre los adolescentes en los Estados Unidos. Afortunadamente, son prevenibles y hay estrategias efectivas comprobadas que pueden mejorar la seguridad de los conductores jóvenes en las calles.

Entre los conductores de 16 a 19 años, existe un mayor riesgo de sufrir un accidente de tráfico, que en cualquier otro grupo de edad. De hecho, si se calcula por milla manejada, los conductores adolescentes de entre dichas edades tienen casi 3 veces más probabilidades de sufrir un percance mortal que los automovilistas de 20 años o de mayor edad.

Existen métodos eficaces para ayudar a los chicos a manejar de manera más segura.

  • Cinturones de seguridad. Los estudios muestran que los cinturones de seguridad reducen en aproximadamente la mitad las lesiones graves y las muertes relacionadas con choques vehiculares. Un estudio realizado en 2016, mostró que los adolescentes entre 16 a 19 años que perdieron la vida en accidentes de tráfico, un 48% no tenía puesto el cinturón de seguridad en el momento del incidente.
  • No beber alcohol y manejar. Se recomienda aplicar leyes sobre la edad mínima para consumir alcohol y de “tolerancia cero” de alcohol en la sangre para los conductores menores de 21 años.
  • Programas de licencias de conducir restringidas (GDL por sus siglas en inglés). Los programas de GDL proporcionan periodos de práctica más largos, límites para que los conductores que recién han recibido su licencia, conduzcan en condiciones altamente riesgosas y requieren una mayor participación de los padres en el proceso mediante el cual sus hijos adolescentes aprenden a manejar. Cuando los padres conocen las leyes de GDL de su estado, pueden ayudar a que esas leyes se apliquen y, en efecto, ayudar a mantener a sus hijos adolescentes seguros.

En 2019 perdieron la vida 2 mil 042 personas en accidentes de auto que involucraron a un conductor adolescente entre los 15 y 18 años de edad, de acuerdo con la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras​ (NHTSA por sus siglas en inglés).

¿Qué factores ponen a los conductores adolescentes en riesgo?

  • Es más probable que los adolescentes subestimen o no puedan reconocer situaciones peligrosas, si se compara con los conductores de edades mayores. También es más probable que los adolescentes cometan errores críticos de decisión que lleven a choques graves, si se compara con los adultos.

Asimismo, es más probable que los adolescentes conduzcan a velocidad excesiva y dejen una distancia más corta entre el frente del vehículo y el vehículo que va delante, si se compara con los conductores de edades mayores.

  • Si se calcula con respecto a todos los niveles de concentración de alcohol en la sangre (CAS), el riesgo de estar involucrado en un choque vehicular es más alto para los adolescentes que para los conductores de edades mayores.

Zonas de peligro

Asegúrate de que el joven conductor tenga conciencia sobre las principales causas de los accidentes vehiculares que involucran a otros chicos.

  • Falta de experiencia del conductor
  • Manejar con pasajeros adolescentes
  • Manejar durante la noche
  • No usar el cinturón de seguridad
  • Manejar con distracciones
  • Manejar somnoliento
  • Manejar de manera irresponsable
  • Manejar bajo los efectos del alcohol o las drogas

En Sigo Seguro sabemos que es importante le des al adolescente la libertad de poder manejar un auto, pero también es esencial que lo asesores respecto a cada uno de los riesgos y responsabilidades que tiene al estar en el volante. Queremos que lleves a tu hijo por un camino seguro y bajo la ley.